El sésamo, cuyo nombre científico es Sesamum indicum, y su semilla es conocida como ajonjolí, es una planta autóctona del norte de África y de India. Es cultivada en gran cantidad en países como China, o Indonesia, de ahí que sea tan popular en la cocina asiática.

El sésamo en la historia

El origen de su cultivo en estos países puede estar debido al aceite que se produce con sus semillas. En otros países, como Estados Unidos, también es cultivado, gracias a las semillas que llevaron esclavos africanos durante los siglos XVII y XVIII. Los romanos tomaban sésamo para aumentar su vigorosidad, mientras las mujeres de la antigua babilonia tomaban una mezcla de miel con estas semillas como elixir de belleza.

en el sur de estados unidos al sésamos se le conoce como benne, palabra africana para llamar al sésamo.

La semilla del sésamo

La semilla del sésamo es pequeña, con forma ovoide y plana. La semilla es de color beige, si es de color marrón puede ser porque esté sin cáscara o bien porque haya sido tostada, formato con el que también se encuentra fácilmente en el mercado. También se puede encontrar una semilla de sésamo negro, este se cultiva en Asia, su sabor es más sabroso que el resto de tipos, pero posee algo menos de aroma.

La recolección del sésamo

La cosecha del sésamo solía hacerse a mano, cortando los tallos y luego dejándose secar. A continuación se secaban las semillas retirándolas posteriormente. Este es el modo también de la recolección de pequeños productores. La recolección de la semilla de la vaina debe de hacerse antes de que estén completamente maduras, pues la cápsula contenedora de la semilla es bastante frágil y se rompe fácilmente.

Uso del sésamo

El principal uso del ajonjolí o sésamo es la cocina. Se emplea principalmente en productos horneados, tipo panes, y repostería. Para emplearlas de modo alimenticio suelen tostarse. Para ello podemos ayudarnos de una sartén y estar dorándolas hasta que nos llegue un rico aroma a sésamo tostado. En el caso del sésamo negro debemos de tener más precaución porque un excesivo tostado hará que tenga el sabor más amargo de lo habitual.

las semillas de sésamo se emplean principalmente en la cocina, sobre todo en la asiática.

Podemos usar las semillas de sésamo en ensaladas, que siempre le dará un toque crujiente y sabroso a las mismas.

En Japón con las semillas de sésamo, junto sal marina, se crea el Gomasio, un condimento muy popular empleado para dar sabor a platos. En la India se crea otro plato también muy popular a base de sésamo: El Chutney de Nueces.

En los platos dulces internacionales también encontramos el uso de sésamo. El principal ejemplos es en los dulces persas baklava, donde el sésamo entra en fusión con la miel, el hojaldre y los pistachos.

El aceite de sésamo

Este aceite se emplea popularmente en la cocina asiática para condimentar los platos. Por ejemplo se emplea en las sopas recién servidas, o para realzar el sabor en platos de pasta.

También gracias a sus propiedades con las semillas del sésamo se elabora un aceite muy rico en propiedades. Contiene gran cantidad de minerales, sobre todo Zinc. En vitaminas es muy rico en la E, y es un gran aportador de omega 6.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here