Silybum marianum es el nombre científico de esta planta tan completa para la salud e incluso para la gastronomía. Su principio activo es la silimarina, antioxidante que protege el hígado, y promueve el crecimiento de nuevas células hepáticas.

El Cardo Mariano se encuentra en regiones mediterráneas, Canarias y parte de Asia Menor.

Su nombre se debe a una leyenda por la que la virgen María, escondió a Jesús bajo esta planta cuando los soldados de Herodes estaban buscando niños recién nacidos para asesinarlos.

La silimarina, principio activo del cardo mariano, ayuda principalmente al hígado como antiinflamatorio y como regenerador.

El uso del cardo mariano se remonta a la edad Media, cuando se usaba para tratar enfermedades hepáticas. Hoy en día se emplea su semilla, cuyo principio activo, la silimarina actúa como antioxidante sobre las células del hígado. Es bueno para evitar cálculos en la vesícula así como tumores. Mejora la presión sanguínea, disminuye dolores de cabeza, neuralgias y alergias.

El cardo mariano también es usado para adelgazar, puesto que mejora el metabolismo digestivo y sus propiedades antioxidantes permiten una rápida movilización de grasas. Además contiene mucílago lo que provoca sensación de saciedad.

Por último esta planta está indicada para ayudar al funcionamiento del hígado que ha sido deteriorado por alcoholismo. Este principio activo, el de la silimarina, también se ha empleado para luchar contra hepatitis e incluso para intoxicaciones por la ingesta de algunos tipos de setas venenosas.

Al reducir los niveles altos de colesterol, también se convierte en un buen aliado para la salud coronaria. También es alto en fibra por lo que irá muy bien para regular la flora intestinal.

El cardo mariano en la cocina

Con sus hojas más jóvenes pueden prepararse ensaladas, sus hojas tienen un leve sabor picante. Realmente el poder de esta planta se encuentra en su semilla, por lo que podemos moler las semillas y añadirlas a ricos batidos multivitaminas con frutas, y leche de soja. También podemos añadirlas a un matcha latte, ¡seguro que te gustará!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here