El té y la comida

0
380
Un té para cada comida
Un té para cada comida
Un té para cada comida
Un té para cada comida

 

 

Al contrario de lo que muchos piensan, el se puede maridar a la perfección con la comida. Esta bebida tiene la facultad de ser como un vino y según su variedad poder acompañar a numerosos platos. Para ello prácticamente no existen normas, aunque si es verdad que como vino a su comida, existe un té para cada alimento.

A la hora de comer podemos encontrar té en varios casos:

  1. Como aperitivo
  2. Como acompañamiento
  3. Como postre

Como aperitivo podemos tomar un té Oolong, si no vamos a tomar ningún alimento sólido. Si lo preparamos fuerte, es decir con más hojas de la cuenta y dejándolo unos 3 minutos infusionar, será idóneo para abrir apetito antes de los platos principales. En caso de que vayamos a tomar alimento, por ejemplo queso, podemos tomar un té negro chino.

Si lo que queremos es acompañar la comida con té, al igual que muchos lo hacen con vino o cerveza, debemos de elegir el té ideal para cada aliemento. Lo normal es que sean tonos opuestos, es decir si el alimento es suave debemos escoger un té de sabor contundente. Este es el mejor modo de potenciar los sabores, tanto de la comida como del té.

El modo que el té es más conocido a la hora de comer, junto el de aperitivo, es como postre. Si se toma muy inmediatamente a después de la comida lo habitual es escoger un té digestivo por ejemplo un Pu Erh o un té Oolong. Si se toma tras una pausa de charla, lo más habitual suele ser un té negro para volver a activar el cuerpo y la mente. En el caso de que sea de noche, el té más habitual que se toma de postre es el té verde japonés Kukicha, un té muy bajo en teina, que por lo habitual suele servirse en los restaurantes japoneses al acabar la comida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here