Preparar el té verde no es tan sencillo como parece, y este es el motivo de que muchas personas digan que no les gusta, pues no lo saben preparar como es debido. En este artículo vamos a enseñarte como disfrutar con una taza de té verde. Para preparar el té hay que atender 4 aspectos fundamentales:

  1. La calidad del agua
  2. La temperatura del agua
  3. La cantidad de té
  4. El tiempo de infusión

el té verde es uno de los que su sabor se puede ver más alterado si no es preparado correctamente

En primer lugar debemos de elegir un agua de buena calidad. En la mayoría de ciudades se puede obtener una buena agua del grifo, pero en otras, el cloro o la cal abunda. Si tu caso es el último decántate siempre por agua mineral. Elige un agua embotellada de mineralización débil. También puedes emplear agua filtrada, hoy en día existen jarras que hacen esta función e incluso accesorios que se adaptan al grifo, mucho más cómodos.

Una vez tenemos nuestra agua mineral para preparar el té, debemos de calentarla a la temperatura adecuada. Normalmente los tés verdes infusionan entre 70º y 80º grados centígrados. Más temperatura estropearía las hojas y el resultado no sería nada agradable.

La cantidad de té también influirá en que el té verde tenga un sabor propicio o no. Normalmente cada fabricante, dependiendo de la receta, o bien del tipo de té verde, recomienda una cantidad a infusionar por litro. Lo más normal son entre 2 gramos y medio y 3 gramos por taza de cuarto de litro. Cuando se conoce bien el tipo de té, puede jugarse a infusionar más o menos cantidad, alternando otros factores como el tiempo de infusión.

El último aspecto al que hacemos mención es quizás el más importante, y estamos refiriéndonos al tiempo de infusión. Al igual que la cantidad suele determinarse por el comerciante del té, pero si no es el caso, nunca lo dejaremos infusionar más de 2 minutos. Un tiempo más prolongado provocará una desagradable astringencia, causante en la mayoría de casos de que los consumidores digan que no les gusta el té.

Pasos a seguir para preparar la taza perfecta de té verde

  1. Calienta agua mineral hasta 80ºC
  2. Añade unos 12-15 gramos de té por litro de agua.
  3. Deja infusionar tapado durante 2 minutos.
  4. Retira las hojas de té verde justo pasado el tiempo de infusión.
  5. ¡Y sirve!

Es importante, que a pesar de que retires las hojas justo el tiempo de infusión indicado, lo tomes relativamente pronto. El motivo es que en la tetera o taza, quedan partículas diminutas de té que continúan infusionando y por eso puede producir astringencia.

infusionar el té verde más tiempo del recomendado puede provocar astringencia en su sabor

Si vas a tomar el té fuera de casa, por ejemplo una cafetería o tetería, y te sirven el té ya en la taza o tetera, pregunta al camarero el tiempo que lleva ya infusionando. De este modo podrás retirar las hojas a tiempo y disfrutar de una deliciosa taza de té verde.

Si el té verde es puro y de calidad, podrás disfrutar de más infusiones con las mismas hojas, lo único importante es que no esperes a que se sequen las hojas y que añadas unos 10 segundos más por cada infusión, aunque esto también dependerá del gusto de cada uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here