La tortícolis o dolor de cuello, puede resultar de lo más desagradable, pues en muchas ocasiones impide el desarrollo de la actividad diaria por un punzante dolor. Que hablar de incluso poder conciliar el sueño. En las épocas de cambio estacional es más frecuente, al igual que otro tipo de dolores musculares como la lumbalgia. El estrés, estar mucho rato en la misma posición, o una almohada inadecuada son los principales causantes.

la tortícolis es una distonía en la que los músculos del cuello se contraen

Existe un antiguo remedio para eliminarla, de modo natural, basándonos en la guindilla. Este ungüento, por sus características lo debemos de tener preparado en casa antes de que tengamos necesidad de usarlo, pues requiere un tiempo para su elaboración.

Para prepararlo necesitamos macerar 120 gramos de guindillas con un litro de vino, no importa que sea blanco o tinto, pero si conveniente que no tenga poco alcohol. Lo dejamos tapado durante dos semanas y tras estas dos semanas lo colamos y lo guardamos envasado en una botella.

el calor con un baño de agua caliente o manta eléctrica siempre vendrá bien para aliviar los síntomas

Cuando tengamos dolor de cuello solo debemos de untarlo realizando un masaje al menos 3 veces al día. Casi inmediatamente notaremos el alivio a este dolor. Si se tiene algún tipo de herida en el cuello o alergia, no debe de aplicarse.

Otro método que se puede emplear es aplicando paños de agua caliente con orégano. Algunas fuentes declaran que esta planta ayudará a relajar los músculos. Si no existe mejora después de una primera aplicación con estos métodos, se debe visitar al médico pues podría derivar en otro tipo de patologías peores.

Para evitar la tortícolis se debe de tener especial atención al modo de sentarnos, la posición que adquirimos a dormir con la almohada, y realizar ejercicios diarios cervicales en el caso de que tengamos tendencia a este incómodo y molesto dolor.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here