Muchas veces habrás oído hablar de vinos jóvenes, crianzas, o reservas. ¿Sabes por qué se les llama así? Según la edad del vino podemos clasificarlo en 4 tipos:

  1. Vinos jóvenes. Estos suelen consumirse entre 1 año y 2 años después de la vendimia. No han estado en madera y si lo estuvieron fue durante un tiempo muy escaso.
  2. Vinos Crianza. Están un mínimo de 6 meses en madera y hasta 2 años en botella.
  3. Vinos Reserva. De mínimo están un año en madera y hasta 3 años en botella.
  4. Vinos Gran Reserva. Estos vinos están de mínimo dos años en madera y hasta cinco en botella.

Evidentemente a más tiempo más calidad. Esto no quiere decir que haya vinos jóvenes que no estén buenos, y que solo los gran reservas sean el verdadero espectáculo. Te aseguramos que hay vinos jóvenes, que ten entrarán como el agua. ¡Eso sí siempre con moderación!

Un consejo para disfrutar de los vinos jóvenes, escáncialos y déjalos varios minutos aireándose. De este modo bajará su sabor a alcohol y se acentuarán sus notas frescas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here